Cure4Life blog

Tags: apetitohambrehormonassolución
FOTO: - Bron website
Geplaatst op: 11 noviembre 2016 om 11:07
Bewerkt op: 11 noviembre 2016 om 11:08

La influencia de las hormonas en el apetito

¿Se siente a veces agitado, angustioso o sufre bajones depresivos? De ser así, tiene más riesgo de sobrepeso, porque el sobrepeso está fuertemente vinculado a las hormonas. Pero ¡hay una solución! Para ello, es importante ser consciente de la influencia de sus sentimientos, el entorno y la nutrición en sus hormonas, y de cómo estas también le afectan.

Abrir y frenar el apetito

Varias hormonas, como por ejemplo la insulina, influencian su apetito. Dos hormonas que frenan el apetito son la serotonina y la colecistoquinina. La ghrelina y el estrógeno funcionan a la inversa y provocan apetito.

Las hormonas que abren el apetito originan la sensación de hambre, y no deberían estar muy activas cuando se está perdiendo peso. Por este motivo, es importante ingerir alimentos sanos que no las estimulen y que, como hemos explicado en el blog anterior, contengan muchas fibras y pocos hidratos de carbono.

Ghrelina

La hormona ghrelina se genera en el estómago cuando este está vacío, y origina la señal de que tenemos que ir a comer. Cuando comemos algo, los niveles de ghrelina disminuyen hasta que el estómago se llena. Por eso, es importante que el estómago esté lleno durante bastante tiempo. La comida sana puede ayudar.

Estrógeno

Los estrógenos son las hormonas sexuales femeninas. Cuando el nivel de estrógeno se eleva, también aumenta la sensación de hambre. Esta hormona puede verse afectada por el ciclo menstrual y también por diferentes medicamentos.

Frenar el apetito

Además de las hormonas que causan el apetito, también existen hormonas que lo frenan. Dos de estas hormonas son la serotonina y la colecistoquinina.

Serotonina

Se trata de un neurotransmisor, es decir, una hormona que actúa en nuestro cerebro, y es importantísima porque produce la sensación de saturación. La falta de serotonina induce las ingestas copiosas, sobre todo de aquellos productos ricos en hidratos de carbono.

Colecistoquinina

Esta hormona se produce cuando hay alimentos en el intestino delgado. La colecistoquinina frena el proceso de descomposición en el estómago.

Apetito, hormonas y sentimientos

La producción de suficientes hormonas que frenan el apetito es fundamental en un proceso de pérdida de peso, puesto que prolongarán la sensación de saturación. Sus sentimientos, el entorno, la nutrición o el nivel de estrés influyen en el comportamiento de estas hormonas. Un nivel de serotonina bajo puede provocar, como consecuencia, sentimientos negativos, como por ejemplo más estrés o depresión.

La solución

Afortunadamente, existe una solución para acabar con las malas costumbres alimentarias causadas por los sentimientos negativos. La falta de serotonina se puede corregir a través de la nutrición y de un estilo de vida sano. Gran parte de la serotonina se produce dos horas después de la salida del sol. Por eso, es de vital importancia no olvidarse de desayunar, puesto que sin sustancias nutritivas, nuestro cuerpo no puede producir serotonina. Para perder peso y mantenerse en forma, Cure4Life también recomienda ingerir suficientes vitaminas y minerales y beber mucha agua.

© 2021 Cure4Life. All Rights reserved.